------- MENU HORIZONTAL ------
Pin It

Widgets

Selección y Argentina, de Desear a Ganar

Damián | 13:20:00 | 0 comentarios

Imagen: Diario La Voz
Todos los años, en cada campeonato internacional tenemos “los mejores jugadores, la mejor Selección”, pero casi nunca nos traemos una copa. Nos cansamos de ver a diario en los noticieros como triunfan los jugadores en Europa, pero luego no ganan la final. Pueden “Ganar, Gustar y Golear” contra adversarios como Panamá o Jamaica, pero nunca es suficiente contra Alemania, Inglaterra, Suecia o Chile. ¿Acaso será que lo mejor por si solo no hace milagros?
A lo largo de la vida también se nos inculca que somos los mejores del mundo porque tenemos el tango, todos los climas y regiones y excelentes académicos. Es verdad que como nación tenemos la ventaja de tener muchos recursos naturales y humanos, pero cada día nos alejamos más de ser una potencia. ¿Será porque todas esas ventajas por si solas no pueden hacer milagros?

Fuente: Ministerio de Ciencia y Tecnología
Se le puede hacer muchas críticas a Lionel Messi, pero en el último partido con Chile corrió la cancha estando marcado por 4, 5 y 6 jugadores. Esto implica que otros tantos albicelestes estaban libres, pero seguramente no es fácil hacer un “buen pase” si te rodea medio equipo adversario. Del mismo modo podemos ver como grandes científicos del CONICET, como Daniel Katszman y otros, trabajan en encontrar vacunas contra el cáncer. Logran sus objetivos iniciales, pero no pueden realizar un “buen pase” dentro del país porque ni el Estado ni los privados nacionales están dispuestos a realizan inversiones de riesgo. Tarde o temprano dependemos de financieros extranjeros que se quedan con parte de las patentes y beneficios.

En cualquier partido de fútbol hay 22 jugadores y un cuerpo técnico. Lamentablemente no todos pueden ni deben ser delanteros-goleadores. Cada uno tiene un valor único que solo podrá ser efectivo si existe una cabeza estratégica que organiza las jugadas y posiciones. Lionel Messi no sería nada si no tuviera un Mascherano. El equipo no podría hacer nada si no tuviera la defensa de Romero, Otamendi o un Rojo. Delanteros, volantes, defensores, arqueros, suplentes, cuerpo técnico y cuerpo directivo son parte de toda una estructura con roles que benefician o perjudican al desempeño del otro.

Imagen: Radio Mitre
Lo mismo ocurre desde las cosas más cotidianas hasta las más complejas de nuestro inestable país; somos un gran equipo. La política no puede mantener la institucionalidad y el orden si el resto de los sectores de poder se deja llevar sólo por sus intereses. Un Presidente no puede gobernar si la oposición solo quiere vencerlo. Un trabajador no puede ser eficiente si el patrón lo explota. Un periodista no puede hacer su trabajo si se le limita la voz. Un político opositor no puede proponer ideas constructivas si lo estigmatizan por no haber ganado. Un chico en la escuela formarse si una pedagogía anticuada lo oprime.
En el caso de la Selección la cabeza estratégica pasa en gran parte por el DT, pero éste poco podrá hacer si la Dirigencia no garantiza recursos materiales y administrativos. ¿Qué puede hacer un DT que trabaja 8 meses sin cobrar sueldo? Lionel Messi afirmó al diario Olé: “Me gustaría que la AFA sea lo que necesita la Selección, que es una potencia mundial y precisa tener lo mejor". Seguramente es referencia a las reiteradas denuncias contra la AFA sobre la logística y limitaciones que brinda a los planteles: demoras en pasajes, insuficiencia en alojamientos, desorganizaciones, cancelaciones, falta de entrenamientos, imposiciones políticas, y especulaciones económico-mediáticas.

Imagen: elcomercial.pe
A todos nos dolió como la Selección Argentina perdió el Mundial 2014. Teníamos a los mejores jugadores del mundo. Pero nos enfrentamos a otro equipo que también tenía “los mejores jugadores”, los cuales se potenciaron por una “mejor dirigencia” que sólo pensaban en ganar. Alemania no se coronaba en un torneo desde 1996, mientras que la Argentina lo había logrado en 2006 y 2008. Paradójicamente nuestra dirigencia apostó a la renovación en función de la política y los negociados mediáticos; parecía que sacaba y ponía nombres con el único criterio de la popularidad y rentabilidad económica. En contraposición el equipo germano apostó a la presencia estable de Jürgen Klinsmann y Joachim Löw desde 2006. Fueron duramente criticados y resistidos, pero la constancia inició un camino de triunfos y nueva edad de oro para la federación. El secreto: una buena Dirigencia con una visión estratégica ante todas las adversidades.

¿Qué pasaría si en la Selección Argentina existiría continuidades y planes estratégicos más allá de popularidades y los intereses económicos-políticos? Tal vez en vez de llorar por el mundial 2006 porque el arquero Jen Lehman tenía un papelito sobre cómo pateaban nuestros jugadores, estaríamos viendo nuestras propias estrategias en función de las debilidades de los adversarios. No jugaríamos solo por la fortaleza de un jugador, sino también por las flaquezas de los contrincantes. Pero posiblemente para eso necesitemos un cambio en la mentalidad, en la matriz cultural de toda la AFA, el trabajo de los DT y el rol mismo de los periodistas. 
De hecho qué bueno sería plantear la misma pregunta a nivel país, ¿Qué pasaría si dejamos de culpar por nuestras desgracias a las potencias que se llevan nuestros recursos y comenzamos a explotar estratégicamente nuestras las potencialidades? Tal vez podríamos defender mejor lo que tenemos si pensamos más en avanzar que en acusar desde el sillón. Los de afuera siempre quieren ganar, piensan en ganar, planifican como ganar; no se quedan en sólo en el deseo de ganar y repetirse “somos los mejores”. Tener "Lo Mejor" en algo no es garantía de "Triunfo".


Por Sosa Damián Ezequiel

Archivado en:: ,

0 comentarios