------- MENU HORIZONTAL ------
Pin It

Widgets

Otro Delfín Asesinado por la Raza Superior

Damián | 15:14:00 | 0 comentarios

La ignorancia humana se cobró otra vida solo porque unos turistas querían unas fotos con un delfín. No solo un acto de irresponsabilidad e ignorancia, también es un reflejo de cómo es necesaria la presencia de un Estado y de organismos para terminar con estos comportamientos solo dignos del siglo XIX.

Pareciera que se trata de la misma trágica noticia el 2016, cuando se conoció un video donde turistas sacaron del agua a un delfín franciscana en las playas de Santa Teresita. No existió noticiero que no aborde el tema con una visión crítica; pero obviamente el escrache en los medios de comunicación y redes sociales no es ni fue suficiente.


Tras el asesinato del 5 e febrero de 2016, la Fundación Fauna Argentina (FFA) presentó a la OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable) un plan masivo de información, concientización y acción. Lamentablemente en su cuenta oficial de facebook hoy denuncian como fueron totalmente ignorados por los funcionarios provinciales.
Los delfines son una más de las tantas especies que se encuentran en vías extinción. En el caso puntual del “Delfín Franciscana”, el cual solo habita en la costa sudamericana, quedarían solo 40 mil ejemplares. Desde 1990 la FFA impulsa proyectos de ley para la protección de estos cetáceos que se están viendo mortalmente perjudicados por prácticas irresponsables en la pesca y en los balnearios.

En una nota publicada por el portal elfederal se afirmó que cada año mueren entre 500 y 800 ejemplares. Si la tendencia no se revierte la especie podría extinguirse en 30 años.

Tanto la Constitución Nacional como la Constitución Provincial colocan al Estado como primer responsable en la protección de la flora y la fauna, pero poco se hace en el carácter preventivo y punitivo. Lejos estamos de ver campañas publicitarias sobre el respeto al resto de las especies. En tanto la Ley Nacional 14346 contra el Maltrato Animal, reglamentada en 1954, solo prevee penas de cárcel entre 15 y 1 año.

Sin leyes, sin información ni concientización; el mundo del siglo XXI poco dista del siglo XIX. Por aquél entonces, cuando las leyes y movimientos ambientales eran una vanguardia futurista, el pensamiento hegemónico era que todos los recursos naturales (vivos o inertes) estaban sujetos a la explotación y necesidades humanas. Al igual que el año pasado, este año la vida de un delfín se sacrificó para satisfacer el deseo humano de sacarse una superficial selfie que se acumulará como una más entre muchas más.

Archivado en:: ,

0 comentarios