------- MENU HORIZONTAL ------
Pin It

Widgets

Educación (3): Argentina vs Finlandia

Damián | 19:26:00 | 0 comentarios

Al momento de pensar el rol de los gobiernos en la educación nos solemos preguntar por el presupuesto asignado. La cantidad de millones asignados es un factor sumamente importante, pero esto no es sinónimo de eficiencia.

Parte 3: Presupuesto

Según el presupuesto 2016, el gobierno argentino destinó a educación el 15,6% del presupuesto. Por su parte el gobierno finlandés invirtió a el misma área el 12,81%. En términos porcentuales del Producto Bruto Interno ambos rondan el 6%, pero la diferencia en resultados es abrumadora. El país nórdico es Top 10 en las evaluaciones PISA-2012, mientras que el nuestro situa entre los peores 10 sobre un total de 65.

Reforma Universitaria de 1918
En primera instancia se debe visualizar la profunda diferencia económica y demográfica de ambas naciones. Con una población de 5.487.308 Finlandia invirtió 14.370,2 millones de euros en educación durante el 2012, es decir 2.654 euros por habitante. Argentina destinó 22.297,5 millones de euros durante el 2013 sobre un total de 43.416.755, equivalente a 528 euros por habitante, cinco veces menos que el país nórdico.
Con frecuencia los medios de comunicación, analistas políticos y en las redes sociales se hace foco sobre los fondos que el gobierno nacional “gasta” en brindar educación gratuita a los inmigrantes. Como los extranjeros en Argentina representan el 2% (2.086.302 personas), al excluirlos la relación Educación/Habitante sería de 539 euros, solo 10 euros más. Esto sin mencionar que en Finlandia los sectores empresariales pretenden que se duplique la inmigración (1,7%) para poder sostener la economía. Claramente el problema no está en cantidad de población.

Mientras se siga viendo la educación desde un enfoque deficitario cualquier camino puede concluir en la idea de recortes, aranceles e incluso reducción de matrículas. La implementación de aranceles en educación superior pública es una de las opciones más barajadas en nuestro país, pero es algo impensado en Finlandia. Países como Alemania, Suecia, Noruega y Estonia comparten visiones similares. Incluso el ex-presidente Barack Obama propuso la creación de universidades con matrículas gratuitas para 9 millones de personas, entre ellos 1 millón de hispanos.

Colegio San Ramón  Fuente: wikipedia
Otro foco de tensión presupuestaria es la existencia de los comedores escolares gratuitos, los cuales existen tanto en Argentina como en Finlandia, pero con motivos muy diferentes. 
El país nórdico presume de ser los primeros en el mundo en ofrecer comidas gratis a los alumnos (1948). La comida gratuita supone el 8% del gasto total en educación por alumno, quienes cursan de de 8 a 15 horas.
En nuestro caso los comedores se consolidaron a partir de la crisis económica del 2001, cuando se hizo noticia que los chicos se desmayaban por no poder comer en sus casas. Desde 2016 la provincia de Buenos Aires incrementó en un 130% la inversión en alimentos alcanzando los $16,86 por estudiante, ósea 1 euro.

El concepto de gratuidad en Finlandia no termina en la posibilidad de acceder a un colegio y poseer un plato de comida nutritivo. Cada estudiante recibe anualmente todos los libros y útiles necesarios para el año, aunque en caso de pérdida o daño deberá pagar los costos. Además también poseen pases gratis en el transporte público y para los viajes de excursión.


Los presupuestos educativos no pueden ser medidos conforme al déficit fiscal que generan en el gasto público, más bien deben ser considerados como la inversión al intelecto futuro del país. Por ello en Argentina los recortes son moneda corriente en la educación, con un impacto directo en el desempeño y el desarrollo como país. Por su parte Finlandia, quien promueve y actualiza este modelo desde 1978, es considerada una potencia en educación, seguridad, salud, estabilidad y transparencia-corrupción.


Archivado en:: , , ,

0 comentarios